domingo, 17 de abril de 2011

EL OJO

Prisionero del embuste



entre las cosas que le dieron vida



recupera el valor de las primeras.

No hay comentarios. :