sábado, 28 de febrero de 2009

MELANCOLIA

La
melancolia

es un caño angosto
de poca palabra.

Se cierra
con las persianas
en los bares.

12 comentarios :

Calila dijo...

y se abre solo con mirar un poco para atrás.

Anónimo dijo...

extrañaba sus poemas.MAGNIFICO.jOSE

Nersa Roa de Alvarez dijo...

Daniel, La melancolía se revuelve en la esencia del alma, castiga con su fuerza las entrañas mismas y agudiza con fuerte sensibilidad las mejillas por donde corren las lágrimas.
como no tomo licor no voy al bar ,pero si lloro mi gran soledad.. Un beso Daniel " LA MELANCOLÏA PROFUNDO SENTIMIEBTO"

Gabriela Bruch dijo...

Qué cosa la melancolía...extraña. Me gustó la contundencia de su brevedad

Javimetal dijo...

Siempre me pregunté porqué los bares tienen ese aire de melancolía, ¿será por la combinación de esos tonos de bajas luces, música y alcohol? Igual es peor quedarse en casa con la melancolía, en los bares siempre hay historias interesantes por conocer.
Saludos.

Pilar dijo...

Daniel tan preciso como efectivo describiendo la melancolía, raro sentimiento parecido a la tristeza sin serlo tanto, no?. Besos. Pipina.P.D. no encuentro "q"

Dionisio dijo...

Compañero, siempre paso a leer... pero debo confesarle que extraño sus textos, espero vuelvan y, desde ya, también está invitado a pasar por el mío.
Un abrazo

Susana Horia dijo...

Ahora que publica en Ñ ya no publica en blogs...

Allek dijo...

que tal!! despues de un tiempo he regresado...
un abrazo..

Patricia Gordillo Serrano dijo...

Querido Daniel:Respondo a tu poetica respuesta, pero mas poetico me parecería reencontrarte nuevamente en el taller, olvida todo y como dice la canción volver a empezar – en la confraternidad literaria.



Patricia GordilloCórdoba - Argentina


www.patriciagordillo.com.ar elsubeybajadelamarea.blogspot.com

ivonne dijo...

café y el humo que ya no está. gran disfrute para grandes solitarios. Un 22 espera ansioso cuando no haya más café...hoy queda escrito.

Virginia Edit Perrone. dijo...

Escribir la ausencia. Esa persiana que se va cerrando.
La Poesía se alcanza tanto cuando la dejamos en esos bordes.
Escritura rotunda y de bordes la tuya.

Por aquí anduve, Daniel, conociendo en parte tu Escritura.
Virginia.