jueves, 31 de enero de 2008

CENTINELA


La luz de Luna

abrocha tu sombra.


Se despide

como vuela un pájaro,

con un beso.


Marioneta del viento

en las ruinas de lo dicho.


Me deja

centinela de estos cuerpos

que el poema intenta aliar.



Daniel O. Requelme


14 comentarios :

katina dijo...

Encuentros que nos dejan prisioneros ,atrapados ,vigilantes y en espera .
Dulce espera.
Un abrazo.

josé dijo...

Una canción de Aute puso marco a esta expectación tuya Daniel, similar en sutiles trazos. "No te demores, no sea que no llegues a la hora"

Fanny dijo...

!Y cómo no venir una y otra vez!
Si me convertiste en la Centinela-celosa- de tu Palabra, Daniel...
Sensiblemente, Fanny

NORMA PADRA dijo...

Daniel: muy hermosos tus poemas.
Ya estás en el blog con tu link en:
Revista Papirolas.
www.revistapairolas.blogspot.com

Con afecto Norma Padra

Pamela dijo...

Nunca volviste a mi espacio virtual, pero aun sigo fiel a tus letras, para que veas que mi memoria alcanza y te recuerda.

cariños

Pamela

Patricia Gordillo Serrano dijo...

Querido Daniel:

Fuiste Centinela, de tu insomnio, de una noche de plenilunio, nació tu poema, el cual me sorprendió, por su estilo, su fluidez, claro y redondo como la luna plateada.
Te espero en mi sitio.


Patricia Gordillo


Córdoba - Argentina


www.patriciagordillo.com.ar


elsubeybajadelamarea.blogspot.com

Daniel O. Requelme dijo...

katina:

O no tan dulce la espera sobre todo si llueve… Besos y gracias por tu gentileza.


José:

A veces demorar beneficia.
¡Gracias Jose! Abrazos.


Fanny:

Y como no agradecer tanta dedicatoria… Chau.


NORMA PADRA:

Agradezco tu generosidad. Visite tu pagina y estoy orgulloso de pertenecer. Gracias por tu afecto.


Pamela:

No dejo de recurrir a tu espacio como no dejo de agradecer al viento contar con tu presencia. Besos Pamela.


Patricia Gordillo Serrano:

Gentileza de tu parte y estimulo de amiga sincera que recoge con el guante de la persistencia.
¡Saludos Gordio!


Daniel O. Requelme


www.danielrequelme.com.ar

Daniel dijo...

Como amante de la misteriosa, atractiva y subyugante veleidad de la luna, no he podido resistir a sus efluvios y me tomé al atrevimiento de robarle este poema y publicarlo en mi incipiente espacio e intentar purificar las agresiones a la palabra que mi ignorancia puedan provocar. Nunca supe de su bella existencia, hoy se que seré un nuevo y ferviente admirador suyo.
Gracias por la humildad de las palabras vertidas en mi espacio, es un honor haberlas recibido

Daniel O. Requelme dijo...

Daniel:


Agradezco su comentario. Saludos

Daniel O. Requelme

www.danielrequelme.com.ar

ana dijo...

Hola Daniel, de la misma forma que tu azaroso paseo te otorgó placer al borde del recorrido, me encantó a mí llegar tras tu huella y encontrar tu poesía.
Seguiré visitándote, espero que sea siempre aquí en tus blogs y no en la clínica de Córdoba.
Abrazo

Daniel O. Requelme dijo...

ana:

La clínica me introdujo en el lugar del poema. Un abrazo


Daniel O. Requelme

www.danielrequelme.com.ar

Pilar dijo...

La luz de Luna
abrocha tu sombra.
--
Cercena el espacio justo del silencio y, entonces, es imposible nombrarte.
Me gustó utu blog, si no es problema, pasaré de vez en cuando a robarte un café

Un abrazo
PD: osadía la mía de sentirme invitada, (inspirada), a continuar tu poema.

Daniel O. Requelme dijo...

Pilar:
Precioso. Muchas gracias por su colaboración.
La espero



Daniel O. Requelme


www.danielrequelme.com.ar

Nersa Roa de Alvarez dijo...

Muy hermoso, sonoro, profundo, me gusta leer tu poesia