jueves, 8 de febrero de 2007

LA CASONA DE SAN HUBERTO


El bracero a las cenizas
su lugar cede
asocia nubes el humo blanco.

Un coro de ausencias irrumpe
la quietud. El bosque.
Como hojas secas
en la copa de añejos
árboles
sin el silbido de p
ájaros
descalzan estrellas.
Vana sumisi
ón al imperio de antecedentes.
Lagrimas!
Mis ojos cierran la luna
los oleandros.
Roció nocturno.

Secreta fragancia.
Baño de cielo.





Daniel O. Requelme

10 comentarios :

cattan dijo...

son increibles daniel.
son breves y presisas,
una manera muy particular de decir.
me gustan muchisimo, a veces me resulta dificil expresar tanto con pocas palabras.
muy bueno el blog.

saludos del pez.

Pd: como no nos conocemos podrias decirme como te llego mi direccion de mail? yo soy cattanelpezqueflota...
gracias

Anónimo dijo...

Me gusto esta poesía y la titulada "inseguridad urbana". Lindo blog!!
Saludos MarinaSA

Daniel O. Requelme dijo...

San Humberto en "nono" localidad ubicada en traslasierra.
Zona habitada por duendes y maravillas. Tienen su refugio Las Pelotas, Timmy Mc Kern, Dafunchio, una pitonisa llamada Ludovica. Mi amigo Pepe me invita a rastrear su historia. Ah, se trata de Cordoba.

Daniel O. Requelme dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Daniel O. Requelme dijo...

A MarinaSA:

Te agradó. Eso es suficiente. Prometo seguir escribiendo. Eso, si tu sigues leyendo, claro esta!

Laura dijo...

me gusta mucho lo que escribís, también soy de Cba y me gusta escribir de vez en cuando, me alegrará entrar cada tanto e ir descubriendote a travéz de tus palabras.

que sigas así.

Anónimo dijo...

Marina Z.

Ya no te llego...


Ya no te llego ni con palabras escritas ni pronunciadas,
ni con versos armados, ni con sentimientos amarrados a este compas solitario
encallados en un mar donde las olas ya no gritan los recuerdos pasados
y antepuestos mis deseos ni prósperos ni rectos desembocan en un charco
de ilusiones y desganos olvidados...

marchitados estos ramos solo quedan las espinas que hoy me pinchan
y reclaman con heridas esa sangre que antes tibia solo ardía con tu tacto...
hoy es fría como tu ira, esa tierna simpatía que con risas acudía...

y con prisa yo me iba... hoy en día convertida en una dulce melodía del pasado
tan antaño lo deseado y como nunca extrañado, tan cambiado el verano que ni el sol me ha tocado...

y si labios he besado, no me llegan otros brazos donde tú con tu aroma a mi puerta has tocado...

pero ajenos hoy mis celos, a tu encuentro acudieron, sin merecerlo te tuvieron
y hoy repiten en silencio esta historia que hoy me exhorta me ahoga y me sofoca...


Pablo A. M.

Anónimo dijo...

Daniel... me llegó la dirección de este blog en una cadena... tus escritos son muy interesantes, gracias por compartirlos... en el comentario anterior te copié un texto que yo escribí, compartimos la misma pasión, disculpá que no me haya presentado antes...
Continuá con tu trabajo, es excelente. Gracias.

Pablo A. M.

Daniel O. Requelme dijo...

Pablo A. M:

Gracias por tu aliento y por permitir que participe de tus escritos
"no me llegaron otros brazos donde tu con tu aroma has tocado...
Muy buena figura!!
Chau Pablo

Daniel

Anónimo dijo...

Daniel, me parece una muy buena idea esta de tener un blog; a tus poemas y demás letras ya los conozco, los hemos compartido y sabés que me gusta cómo escribís.
Me gusta esa vuelta de tuerca que tu profesión te ha hecho encontrarle a las historias, y a lo que querés contar. Seguí llenando estas páginas virtuales, queremos más.

Diego Huberman