domingo, 1 de agosto de 2010

INDULGENCIA

Cuando miré a sus ojos
comprendí que no era yo
quién iba a morir primero.

No fue sencillo
dejarle nuestras cosas al tiempo
Repartirnos el miedo.

Cierta fe en el descubrimiento
de un azar favorable,
como un acto de amor o indulgencia,
me permití,la desconexión del respirador.

No hay comentarios. :